Nuria Iturrioz: "Me costó entender que la psicología es un trabajo de larga duración"

Después de la entrevista a Guillem Pont, hoy os traigo la transcripción de la entrevista que el otro día hice a Nuria Iturrioz, deportista que confía en mi trabajo, a través de Instagram.


¿Quién es Nuria Iturrioz?

Soy jugadora de golf profesional. Con muchas ganas de cumplir mis objetivos en el mundo del golf.

¿Nos puedes explicar tu carrera deportiva?

Empecé a jugar al golf a los 7 años gracias a mi padre, que es el greenkeeper del club donde entreno, el Club de Golf Son Servera. Poco a poco fui avanzando gracias a mi entrenador. Me fui a Madrid, a la Blume, y después de 5 años ahí, formándome como jugadora y persona, a los 19 años decidí pasárme a profesional.

¿Has practicado otros deportes?

Sí. He jugado al fútbol, natación, tenis. Incluso música, porque mi abuela era músico.


¿Con todos estos deportes, por qué te decisite por el golf?

Mi entrenador, José Luís (Chiqui) me ayudó mucho, me empujó a ello. Me vio futuro y me animó. Gracias a él y a mi padre también. Creo que no nos equivocamos.

¿Cuáles son tus objetivos o planes de futuro?

Mi objetivo es entrar bien en el circuito americano y mantenerme ahí. Un objetivo a largo plazo es ser la número uno.

¿Cómo fue la transición de amateur a profesional?

El último año en Madrid me veía bien. Había ganado tres torneos a nivel internacional y como era un desastre estudiando dijimos: "o ahora o nunca". Había acabado un módulo de grado superior y dije "si va mal, podré empezar una carrera si quiero".


¿Cuáles son las principales diferencias entre profesional y amateur?

Hombre...las "pelas" (risas). No, en amateur compites solo porque te apasiona, si pierdes o ganas no pasa nada. En profesional ves a la gente más seria, hay que ganarse el pan. Ese es el gran paso. Además, ya no estudias, te dedicas exclusivamente al golf, entrenas más.

¿A qué has renunciado y sigues renunciando para lograr tus objetivos?

Desde muy joven reununcié a ir a cenar entre semana con las amigas, a comer mucho en casa de la abuela...Se renuncian a cosas que una persona que no está metida en el deporte no puede entender.


¿Sólo a la comida o algo más?

Renuncias a la fiesta, a socializarte con gente que no está relacionada con el deporte, son dos mundos muy diferentes. Ni uno está bien ni otro está mal.

¿Es tan bonito cómo parece ser deportista profesional?

¡Sí! A ver, tiene sus puntos buenos y sus puntos malos, como todo: pones en una balanza lo positivo y lo negativo. Sobretodo es quererlo y tenerlo claro.


¿Es más difícil llegar o mantenerse?

Los dos. Una vez llegas no quieres parar. Siempre hay que llegar un paso más lejos, eso es lo que lo hace más difícil. Te tienes que satisfacer con lo que haces cada día y darte tus premios.


¿Cómo es un día de Núria?

Muy largo. Me levanto, hago el calentamiento. Desayuno, doy un paseo con el perro. Luego me voy a entrenar unas 7 horas al día, con comida en medio, luego ir al gimnasio. Cuando estoy en casa, organizo mi vida: compro vuelos, miro donde voy a ir, etc.

Esta temporada está siendo algo atípica, ¿Cómo mantienes estas ganas e ilusión con las competiciones que se aplazan?

Se hace duro y largo, sí. No me pasó durante el confinamiento total, acepté que había que parar el mundo. Pero ahora, desde diciembre, competir habiendo estado parada tanto tiempo, se hace duro. Me organizo los entrenos igual y hago todo lo que puedo.

Hay que tener las cuatro patas de la mesa bien puestas: la estratégica, la táctica, la física y la psicológica.

Siempre se ha dicho que el golf es un deporte muy psicológico, muy "mental". ¿Crees que es así?

Sí. Siempre se ha dicho que el 70% del golf es psicológico. Pero la mesa se tiene que aguantar encima de cuatro patas, si una no está bien puede que el resto tampoco. Hay que tener las cuatro patas bien puestas: la estrégica, la táctica, la física y la psicológica.


Antes de trabajar juntos, ¿Habías pensando en trabajar con un psicólogo? (a parte del que tenías en la Blume)

Con el de la Blume hicimos una base fuerte, trabajábamos en grupo. Había trabajado con coaches, que no es lo mismo que un psicólogo. Soy una persona que me cuesta mucho confiar, creer en las cosas que en principio no creo. Pero con el tiempo se madura y apareciste tú. Chiqui me dio el OK y tiramos para adelante.


¿Has echado en falta la figura de un psicólogo alguna vez?

En amateur lo echaba en falta cuando se me escapaba un palo. Ya en profesional lo echaba en falta cuando se acumulaban los fallos y entraba en un bloque mental, en una nube gris difícil de atravesar. No tenía las herramientas e intentaba evitar los problemas en vez de afrontarlos y solucionarlos. Siempre he sido un poco cabezota y he querido solucionar las cosas por mi misma y pensaba que yo podía con todo.

¿Qué es para ti un psicólogo?

Con este tiempo que llevamos trabajando, para mi un psicólogo es un apoyo, una persona de confianza, un plus a tu vida y al deporte. Son dos ojos más y una cabeza más, que ya es mucho.


He tenido muchos problemas por tropezar con la misma piedra varias veces, de diferente manera, pero la misma.

¿Crees que es interesante que la figura del psicólogo forme parte del cuerpo técnico?

Sí. Está la parte física, que a todo el mundo le gusta, la técnica, la estratégica, que la vas aprendiendo, y la parte psicológica, que es la más olvidada y la más orgullosa. En cuanto a la psicología, siempre nos pensamos que lo vamos a solucionar todo nosotros solos. Yo en un tiempo pasado pensaba que cayendo y levantándome iba a ir aprendiendo, pero de repente vuelves a caer en lo mismo. He tenido muchos problemas por tropezar con la misma piedra varias veces, de diferente manera, pero la misma. Piensas que por otro camino vas a hacerlo mejor, pero no.


¿Crees que cuesta apostar por la psicología por la razón que comentas? ¿Por orgullo?

Orgullo es una palabra muy fuerte. Es el pensar que una puedes con todo. Con 18 años piensas que puedes y cuando llegas a los 25 te das cuenta que necesitas un empujón más. A parte, la psicología cuesta. Hay que entender que es un trabajo de larga duración, algo que también me costó descubrir. Para gente ambiosa como yo, que lo quiere todo solucionado para mañana o para ayer, es algo difícil de aceptar.

¿A qué edad crees que se debería empezar a apostar por la figura del psicólogo?

No lo sé. A lo mejor hay gente que se da cuenta más adelante o niños muy maduros y avanzados y lo van entendiendo todo desde pequeños.


¿Pero tú en la Blume tuviste psicólogos y te sirvieron, no?

Sí. Me ayudaron.


Cambiando un poco de tema. Yo opino que los entrenadores deberían tener formación en psicología deportiva, porque están trabajando con personas. ¿Tú crees que un entrenador podría hacer las mismas funcionas que hace un psicólogo?

Creo que no. Para algo existe la carrera de la psicología, es como pedirle al psicólogo que haga de entrenador. Cada uno tiene su función. Aún así, Chiqui ha hecho cursos de coaching y hasta hora me ha ayudado bastante.

¿Cómo ha cambiado tu percepción de la psicología?

Mi percepción era que en dos días podría solucionar mis problemas. Cuando empecé contigo llegué con dos "simples problemas" y buscaba dos "simples ténicas" al día siguiente me di cuenta que todo era un puzzle mal montado que había que desmontar y volver a montar. Algunas piezas encajaron rápido y otras hay que trabajarlas más para que encajen. Es un proceso más largo.

Exacto, cosas que te pueden servir a ti pueden no servirle a otra persona.

Sí, si todo estuviera escrito en un papel sería mucho más fácil.

¿Cómo crees que te ayudado la psicología hasta hoy?

Sé que sin tu ayuda no hubiera aprendido todo lo que he aprendido desde setiembre hasta hoy.

¿A nivel de rendimiento dónde ves más la diferencia?

No me canso tanto mentalmente.

¿Podrías contar alguna experiencia que estemos trabajando y que veas que sea útil?

Tengo un plan de entreno mucho más especificado. Con objetivos más claros y objetivos más pequeños, diarios.

¿Qué otros aspectos cuidas o trabajas en tu día a día?

Entreno técnica, físico cada día y a nivel estratégico voy aprendiendo en el campo.

Hay que tener esa tranquilidad de tu vida personal para rendir en el golf.

¿Crees que la parte personal influye en el golf?

Sí. Hay que tener esa tranquilidad de tu vida personal para rendir en el golf. Hay que saber canalizar tu vida personal para rendir bien.

¿Es importante tener tiempo para desconectar y dedicarte a ti mismo?

Sí. Por suerte es una cosa que he trabajado contigo. Antes utilizaba mi tiempo libre para hacer más horas de golf. Con la pandemia me he dedicado más tiempo a mi misma, pero en mi horario ahora mi vida personal también tiene su sitio.



Descubre el final de la entrevista con todas las respuestas de Nuria en el turno de preguntas en el vídeo de mi IGTV: http://bit.ly/nuriagolf

0 views0 comments