top of page

La confianza, un plus para el rendimiento

Actualizado: 6 oct 2023

El concepto de confianza en el mundo deporte puede ser muy extenso, ya que podemos hablar de confianza hacia uno mismo, hacia el cuerpo técnico, hacia los compañeros, en ciertas habilidades, etc. En este post voy a escribir sobre la confianza hacia uno mismo, es decir, la autoconfianza.


Siempre que puedo me gusta poner ejemplos de deportistas conocidos hablando del mismo tema que voy a exponer. Buscando noticias, documentales y reportajes que me aportaran buenos ejemplos del tema he podido encontrar varios, algunos los iré exponiendo a lo largo de este post. Me gustaría empezar con estas palabras:


"Tiene muchas habilidades, mucha confianza y es una cuestión de tiempo para él. Si te fijas en lo joven que es, tiene la edad de un segundo año de Universidad. Está en una liga muy dura, pero mejorará mucho si sigue aprendiendo", esgrimió Jordan tras un partido ante los Lakers a finales de los años noventa. Ya por entonces apostó por la valía de Kobe.



Seguramente, muchas personas relacionadas con el mundo del deporte conozcan a Michael Jordan y a Kobe Bryant. En estas palabras podemos observar cómo Jordan alaba varias características de Kobe, entre ellas la confianza.


A muchos/as deportistas nos gustaría tener la confianza que ellos tenían, pero no es tan fácil. La autoconfianza es una habilidad psicológica muy compleja y de importante valor, ya que afecta al rendimiento. Pero tener más o menos autoconfianza no consiste en el mero hecho de decirse a uno mismo confía en ti, o hablarse de forma más positiva. Muchas personas entienden o asocian la autoconfianza con el autohabla de forma negativa, o bien, tener pensamientos negativos, pero nada más lejos de la realidad. Más que buscar en cómo son estos pensamientos o esta autohabla, si negativos o positivos, hay que valorar qué función tienen y cómo afectan a los/as deportistas.


He trabajado con muchos/as deportistas que utilizan el autodiálogo positivo para incrementar su autoconfianza y el motivo por el que solicitan mi ayuda es la falta de confianza, eso nos indica que no es una receta mágica ¿no?


Siguiendo con uno de los deportistas anteriormente mencionados pongo otro ejemplo para ver que no es solo cómo uno se habla: en una de las finales de la NBA, de Boston contra Lakers, los Lakers perdían la serie por 3-2 y Kobe después de perder el tercer partido hizo el siguiente comentario “no tengo mucha confianza en remontar”. Los Lakers acabaron ganando la serie, y como tal el anillo de la NBA.


¿Es falta de confianza? ¿Realmente Kobe no confiaba en él y/o en su equipo para remontar?


Tampoco os voy a mentir y cierto es que el autodiálogo es una técnica que puede ayudar, pero no a todo el mundo, ni de la misma forma ni en el mismo momento. Además, hay que pensar que una persona no se habla negativamente solo por falta de confianza, hay que explorar la historia de aprendizaje para saber porqué sucede esto.

La autoconfianza es afectada y afecta a otras variables psicológicas, como la concentración, la ansiedad o el nivel de activación, entre otras. Por ejemplo, un aumento de ansiedad hace que la confianza en los propios medios descienda.


No hace mucho tiempo viendo un partido de baloncesto del FC Barcelona, escuché a los comentaristas decir que Kyle Kuric estaba bajo de confianza, porque estaba pasando por una mala racha con su tiro de 3. Los que veis el baloncesto sabéis lo rápido que tira Kuric y el poco tiempo que hay en ACB para poder ejecutar un tiro, ¿tenemos mucho tiempo para pensar fallaré? Seguramente no, entonces si no piensa mal y no se habla mal, ¿por qué no tiene confianza? Porque la confianza no es solo cómo nos hablamos, sino que hay otros muchos factores que afectan a esta variable.


Entendemos por autoconfianza “el grado de certeza, de acuerdo con las experiencias pasadas, que tiene el deportista respecto a su habilidad para alcanzar el éxito en una determinada tarea, es decir, la creencia de que puedes hacer realidad un comportamiento deseado”. En otras palabras, la creencia que tiene un/a deportista de lograr el éxito (el éxito no siempre se traduce en ganar, sino en poder realizar el comportamiento deseado en el momento deseado). A esto hay que añadir que la autoconfianza es una variable multifactorial y dinámica. Son muchos los factores que pueden hacer que un deportista tenga mayor o menor confianza, y esta es cambiante a lo largo de una vida deportiva, temporada e incluso en un mismo entrenamiento.


En el último Roland Garros, (2022), Paula Badosa manifestaba “necesito recuperar mi autoconfianza”, tenista que afirmaba que el año 2021 había sido su mejor año y que mentalmente estaba muy fuerte, ahora manifiesta no tener confianza y además que mentalmente ha dado unos pasos atrás. Aquí podemos ver que la autoconfianza es una habilidad dinámica.


A continuación, voy a exponer algunas variables que pueden afectar a la confianza:


- Resultados deportivos.

- Aprendizaje de una nueva destreza.

- Falta de motivación autodeterminada (intrínseca).

- Percepción de preparación.

- Metas irreales o inadecuadas.

- Ambiente (familiares, entrenadores, compañeros, etc.).


En esta línea voy a exponer un ejemplo de Fernando Llorente cuando estaba en el Athletic, también decía “me falta confianza para meter algún gol”. I en este caso, en la misma entrevista decía, "quizá la falta de continuidad hace que me falte esa confianza para meter algún gol", otro factor que puede hacer tambalear la confianza de algún deportista.


Otro factor que puede afectar a la confianza puede ser cómo estemos jugando, Kyle Kuric, en su etapa en el Gran Canaria, dijo: “defendimos mal y les dimos confianza”, un ejemplo más de la complejidad de esta habilidad.


No es nada extraño escuchar a familiares, entrenadores o compañeros de equipo hablar a algún deportista pidiéndole más confianza, diciéndole que lo único que le falla es la confianza para aumentar su rendimiento. Muchas veces se atribuyen los errores a la falta de confianza, por ejemplo: “no metes canasta porque no confías en ti”; “no has metido el putt porque no te lo has creído”, etc. Estos errores no son siempre por falta de confianza, puede que algunas veces sí, pero no siempre. Atribuirlo todo a la autoconfianza puede generar ciertas consecuencias negativas, como podría ser generar al deportista una falsa confianza, una máscara que se pone para protegerse. Además, fomentamos la poca tolerancia al error, ya que este es castigado constantemente, en este caso culpando a la confianza.


Para finalizar, hay que pensar que no a todas las personas les genera confianza lo mismo, pongo un ejemplo de ello:


Imaginaos dos jugadores de baloncesto, uno de ellos manifiesta tener poca confianza porque el entrenador lo tiene en el banquillo los momentos importantes del partido y el estilo de juego no favorece a que el jugador tenga tantas oportunidades como antes durante el partido para poder hacer las acciones que sabe hacer. Él dice que no le falta confianza en el tiro y en su capacidad para poder jugar a este deporte, aunque la verdad es que su autoconfianza está en descenso y cada vez empieza a afectar a la confianza que antes tenía en su juego. Al otro jugador le falta la confianza a la hora de jugar un 1 contra 1, tanto en partidos como en entrenamientos.


En el ejemplo anterior podemos ver dos casos completamente diferentes, que evidentemente no podemos trabajar de la misma forma, ya que la confianza está baja por motivos muy diferentes.


En conclusión, la autoconfianza es una habilidad psicológica muy importante para el rendimiento y su complejidad va mucho más allá de cómo uno se habla.


Evidentemente, esto es un factor que influye pero no el único, y también hay que tener en cuenta que no podemos culpar siempre a la autoconfianza cuando las cosas no salen.

37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page